Viva Leer

Dos libros peludos (y otro no tanto)

paff esposa
Publicado el: 10 abril, 2017 por: vivaleer en: Reseñas.

El año 2013 la editorial LOM inauguró la colección Libros peludos. La idea, además de dar cabida y acercar a este hemisferio a escritores e ilustradores daneses, es poner a circular temáticas crudas. Nada de edulcorante; nada de finales Disney. Destacamos dos libros de esa colección: Pedro Paff y Yo soy Juan. Agregamos un tercer título a esta selección que, a su manera, también es peludo.

 

Pedro Paff

pedro paff_portada

Portada

Pedro Paff. Pedro Pérez. O Pedro “nariz sangrante”. Antes de ahondar en cualquier situación es necesario decir dos cosas: que este es un libro de origen danés (el autor y la ilustradora lo son) y que la traducción al español-chileno es obra de Camila Bunster. Esto último es fundamental porque tanto los personajes como la trama se vuelven cercanos y creíbles. Y en estos dos elementos, justamente, está lo peludo.

Alto y flaco. Desgarbado. Miope. Pedro Paff recuerda a Spud (el escocés Ewen Brenmer), de la película Trainspotting. En esta libre evocación mucho tiene que ver el trabajo de la ilustradora Dorte Karrebaek, que plantea a lo largo de la historia una estética desairada, pero no por ello menos intensa.

Pedro asiste a clases de boxeo. En esta decisión influye su padre, un tipo enorme, ex boxeador de pesos pesados y ex chofer de camiones. Parece que para él la vida ha dejado de ser. Lo que sí hace, y lo hace en una atmósfera decadente, es bordar (¡sí, bordar!) y escuchar canciones románticas. Estos sutiles pasatiempos no le impiden mantener la tradición de golpear a su hijo y esposa.

paff esposa

Ilustración interior de Dorte Karrebaek

Así que Pedro no solo recibe golpes en el ring y en su casa, porque para más remate en la calle se encuentra con la pandilla de turcos que lidera Rosa, un extrañísimo personaje que habla con voz de chancho y que exige cigarrillos. Para completar este cuadro sublime está Ramón, amigo de Pedro, y quien toma clases de violín. Más que la música, lo suyo es la ficción: piensa que su estuche guarda una AK-47, sueña con tener un perro gigante y, aunque no se dice, cree ser un doble de León (Jean Reno) en la mítica película de Luc Besson, El Profesional.

Que sirva esta presentación para abrir el apetito del lector. Pedro Paff forma parte de la colección Libros peludos de LOM. Sin pelos en la lengua, sin dobleces, sin quitarle el poto a la jeringa. Al pan, pan y al vino, vino. Aquí se muestran esos temas que los niños y jóvenes gozarán y que a los adultos los hará titubear. Ojo, no es una apología de la tragedia porque el humor corre a chorros y logra balancear cualquier color opaco.

 

Yo soy Juan (pero los demás no siempre me dicen así)

Portada yo soy JUAN lom.indd

Portada

La escritora danesa, Hanne Kvist, tiene más de 15 libros publicados. De todos ellos, solo uno ha llegado traducido por estos pagos. Nuevamente, tenemos que agradecer el trabajo de LOM y de Camila Bunster, quienes obtuvieron el Premio Medalla Colibrí 2016 en la categoría Mejor Traducción Ficción Infantil y Juvenil.

Sin embargo, un grupo de alumnos de una escuela de Recoleta conocen en primera persona a esta mujer de tez blanca y pelo rubio, como la gran mayoría de las danesas; nacida hace 56 años en Skjern; y autora de Yo soy Juan (pero los demás no siempre me dicen así).

Kvist fue una de las autoras escandinavas invitada a la FILSA 2015, y en esa oportunidad se sorprendió de ver su libro adaptado al cómic por niños de 5° básico. El autor e ilustrador Pedro Prado había acompañado durante varios meses a los estudiantes en el descubrimiento de este personaje juguetón, algo inseguro, muy vilipendiado, pero de una fuerza interior única.

La ilustración de Cato Than-Jensen muestran en portada a un niño algo regordete intentando sacarse un chaleco. Es uno de los tantos chascos que le pasan cotidianamente a Juan. A veces se ríe más fuerte de lo que debiera y otras se tira unas bombitas descomunales. Lo cierto es que siempre le pasa algo tonto.

Hanne

Hanne Kvist con alumnos de 5° básico de la Escuela Dr. Juan Verdaguer Planas de Recoleta

Juan se va de campamento por primera vez con su curso. Los días previos sueña que pasarán cosas malas. Se nota muy nervioso. Lustra sus zapatos, ordena por tamaño los lápices grafitos en su estuche. Algo tan simple como relajarse y pasarla bien, a Juan le cuesta un mundo.

Hasta aquí llega el spoiler. Tarea de ustedes, amables lectores, buscar este texto de la colección Libros peludos. Diremos, únicamente, que los miedos hay que enfrentarlos de frente y en eso la autora no juega con dobles tintas.

 

El no tan peludo: Juguemos en el bosque

Juguemos en el bosque_portada¿En qué momento de la humanidad el hombre y la mujer comenzaron a jugar? Allí, en el retroceso y el imaginar, se nos pierde el hilo. Difícil rastrear los orígenes, pero fácil intuir que tienen miles de años y alegra saber que siguen pasando de generación en generación casi sin sufrir transformación.

¿El ser humano juega en un acto de imitación del universo que lo hace con nosotros? ¿Qué nos dicen las rondas con respecto al movimiento de los astros? ¿Y qué hay del bosque como lugar sagrado? ¿Y del lobo como elemento de peligro?

Juguemos en el bosque es un libro adaptado por Bertina Araya e ilustrado por la chilena Raquel Echenique. Es un libro peludo porque hay muchas preguntas que uno puede formularse y trata sobre dos personajes muy peludos: las ovejas y el lobo. Por lo demás, es un libro para jugar y divertirse.

Después de ponerse el pantalón, la camisa y los zapatos este lobo terminará en una situación inesperada: el hambre puede esperar, el juego no.

Deja un comentario