Viva Leer

 Mi libro: mi patrimonio en la escuela

destacado-libro
Publicado el: 26 mayo, 2017 por: vivaleer en: Bibliotecas Viva Leer.

Para incentivar el gusto por la lectura en niños y jóvenes la Dirección Museológica de la Universidad Austral de Chile visitó tres escuelas Viva Leer de la Región de los Ríos para conversar sobre libros y patrimonio. Objetos como un libro escrito en alemán en 1885, un candelabro o unos anteojos de mano, sirvieron para indagar en la historia de la lectura.

Por Macarena Pagels

Los libros de la biblioteca son el patrimonio de la escuela y toda su comunidad. Desde esa mirada la Dirección Museológica de la Universidad Austral de Chile y Fundación La Fuente desarrollaron una muestra de colecciones en torno al patrimonio y la lectura, en las escuelas Leonardo Da Vinci de Valdivia, Juan Bosch de Niebla y Escuela Básica de Corral. Todas ellas integran el programa de bibliotecas escolares Viva Leer en la Región de Los Ríos.

En los meses de abril y mayo se conmemoran el Día Internacional del Libro y el Día del Patrimonio Cultural de Chile, hitos significativos que nos invitan a incentivar el gusto por la lectura en niños y jóvenes, y a valorar los elementos que conforman nuestro patrimonio natural y cultural. Combinando ambas perspectivas, surgió la idea de llevar a cabo esta iniciativa en cada escuela, en la que participaron estudiantes de 3° a 8° básico.

selección (2)

El equipo de la Dirección Museológica, integrado por Adrián Silva y Mariana Vidangossy, presentó en las bibliotecas de cada escuela una pequeña muestra de objetos museológicos que simulaban un espacio de lectura. Para el montaje se consideraron, entre otros, un libro escrito en alemán sobre las memorias del gato “Murr” (Kater Murr’s Tagebuch, 1885), un candelabro, unos anteojos de mano y un busto de un niño, todos correspondientes al siglo XIX.

A través del relato de los expositores, los estudiantes fueron descubriendo que los objetos nos cuentan una historia. En este caso, conocieron la historia de los libros y la lectura, cuyos orígenes se remontan a la lectura en voz alta de rollos de papiro en la Antigua de Grecia y Roma. Durante la Edad Media, la lectura se transformaría en una práctica silenciosa en claustros, refectorios e iglesias, con la aparición del códice o “libro con páginas”. En los inicios de la Edad Moderna nació la imprenta manual, que revolucionó la edición de libros y los modos de leer hasta los tiempos actuales con la introducción del formato digital.

Además de la exhibición de objetos museológicos conocimos las funciones que desempeñan los profesionales que trabajan en esta institución, llamando la atención de los estudiantes las labores del conservador, quien se encarga de resguardar y preservar los objetos que conforman las exhibiciones o que esperan en los depósitos hasta ser expuestos al público.

Todo este recorrido por el museo, sus objetos y funciones, añadiendo la historia del libro y la lectura desembocó en una invitación a los niños a elaborar recomendaciones de sus libros favoritos de la biblioteca, tomando consciencia de su valor como patrimonio personal, de la escuela y la comunidad.

Deja un comentario