Viva Leer

¿Cómo seleccionan los libros las instituciones dedicadas al fomento lector en Chile?

descarga
Publicado el: 29 junio, 2017 por: vivaleer en: Noticias.

El Estado es por lejos el principal cliente y comprador de libros del país. Y el sector privado, a través de fundaciones, también se ve enfrentado a procesos de selección y compra. ¿Sabemos quiénes y cómo se escogen los libros que pueblan nuestras bibliotecas? Un joven equipo de investigación realizó un estudio en el cual desenmarañan un asunto tan polémico como invisible, y que afecta directamente a los lectores.

Dos biografías del fallecido animador Felipe Camiroaga, lograron llevar por primera vez al debate público las razones y criterios que originan la selección y compra de títulos por parte de las instituciones que se preocupan por fomentar el libro y la lectura en Chile. Hubo fuego cruzado en ese 2014. Por un lado, editores y escritores cuestionaban la compra aduciendo su similitud con los libros más vendidos en el mercado; por otro, se llamaba a respetar el gusto de los lectores y a considerar que muchas comunas a las cuales iba a llegar dichos títulos no tenían ni remotamente cerca una librería.

Un año más tarde sucedió un caso similar con el libro La caperucita se come al lobo (Cuneta, 2015) de la autora Pilar Quintana. Las autoridades del Ministerio de Educación salieron a decir públicamente que la compra era un error de selección y que el contenido erótico del libro era a todas luces contraproducente para el público escolar al cual iba dirigido.

Qué obras son escogidas y cómo se llegan a ellas por parte de las instituciones cuya misión es acercar el libro y la lectura a la población son dos interrogantes que rara vez tienen respuesta. Esa información está lejos de los usuarios y estos tienen, salvo honrosas excepciones, poca participación en la elección.

Por eso, un equipo de investigación compuesto por jóvenes profesionales de distintos ámbitos de las ciencias sociales, decidieron estudiar los mecanismos de criterios y selección de libros utilizados en Chile. Su objetivo, además de propiciar un catastro, es recomendar a las instituciones públicas y/o privadas posibles mejoras en sus procesos.

portada

La selección de libros es un campo poco estudiado en la cadena de la lectura, sin embargo, los lectores son los principales afectados. El acceso al libro depende, en gran parte, de estos procesos. El estudio consideró a las principales instituciones compradoras de libros en el país -Centro de Recursos para el Aprendizaje (CRA), Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas (SNBP), Bibliometro, Fundación Integra, Fundación La Fuente, entre otros-.

Entre las conclusiones de este proyecto financiado por el Consejo Nacional de la Cultuta y las Artes, que se puede consultar aquí, se encuentra la falta de información y comunicación pública de los procesos de selección y compra de libros. En este sentido, si los proveedores conocieran esta información, podrían orientar mejor sus ofertas en los procesos de compra, influyendo incluso su producción editorial. En el caso de los usuarios, sin información adecuada estos no pueden velar por el cumplimiento de las orientaciones de selección, ni cuestionar o sugerir cambios en la política de desarrollo de las colecciones. Es decir, se transforman en un receptor pasivo de las compras realizadas.

Uno de los grandes aportes de este estudio son las recomendaciones que propone. Entre ellas destacamos las siguientes:

  • Fomentar procesos de selección de libros a nivel local:
  • Aumentar la participación de usuarios en los procesos de selección:
  • Documentos de acceso público para informar las políticas de desarrollo de colecciones:
  • Registro riguroso de los procesos de selección y compra
  • Más capacitación para fomentar procesos de selección de libros a nivel local
  • Asegurar criterios de conformación de colección que aseguren la diversidad

 

Deja un comentario