Viva Leer

Un paseo por los rincones de la biblioteca Gabriela Mistral, el nuevo espacio para los libros y la cultura en La Serena

Publicado el: 23 marzo, 2018 por: vivaleer en: Reportajes.

A comienzos de marzo, la región de Coquimbo tuvo una semana especial. La nueva biblioteca regional “Gabriela Mistral” ubicada en la comuna de La Serena, abrió sus puertas al público. Este espacio considerado uno de los más grandes del país a nivel de bibliotecas, tiene como propósito ser el eje central de la cultura en la zona. Una razón más para visitar la belleza de la región del pisco, las papayas, y ahora los libros.

Por Carolina Marín.

biblio GM

Los primeros días de marzo, la nueva biblioteca regional de La Serena abrió sus puertas. Aprovechando que vivo a solo minutos, organicé un paseo familia a este espacio, que cuenta con casi 6000 m2. Al llegar a la esquina de avenida Aguirre con Juan José Latorre, nos encontramos con el edificio, que contiene a una de las bibliotecas más grandes del país y que se conforma como el principal espacio de acceso a la cultura de la región de Coquimbo.  Al entrar, nos espera amablemente, en el hall central, una  recepcionista de la biblioteca, que nos contará a grandes rasgos qué encontraremos en cada piso y cómo se encuentran distribuidos los libros. Afectuosamente nos invita a adentrarnos en este mundo lleno de  rincones pensados no solo en libros, pues más adelante nos daremos cuenta que hay más de una sorpresa en este lugar.

Valentina Orellana, encargada de fomento lector y extensión cultural, nos espera y nos invita a la terraza a compartir una grata conversación acerca de los libros, de la biblioteca, de lo que se espera y de lo que se ha logrado en apenas una semana de apertura. En este contexto nos señala que uno de los anhelos es cautivar al habitante de la zona, que con la misma facilidad con la que se traslada a un centro comercial, se anime a tomar el auto, la locomoción, para visitar la biblioteca, que a diferencia de un centro en el cual todo es comercio, encontrará un panorama de entretención, relajo, encuentro y todo sin costo alguno.  Porque la biblioteca es eso, no sólo un espacio con  libros, sino un lugar de encuentro. Cada piso de la biblioteca cuenta con cómodos sectores, con áreas amplias y luminosas.

Catalina Gálvez, Laura Vargas, Valentina Orellana

Catalina Gálvez, Laura Vargas, Valentina Orellana

Para los más pequeños, por ejemplo, el segundo piso nos acoge con su actualizada colección de libros y con su maravillosa guaguateca -la primera en el norte del país. Este sitio nos evoca a nuestro entorno, con su colina, representativa de nuestro valles y es el lugar ideal para compartir con nuestros hijos, leerles y escuchar las animaciones lectoras que nos ofrecen las monitoras.  Es que la colección está pensada para los bebés desde los 0 meses. En el mismo piso nos encontramos  con la sala +60, con textos pensados para los adultos mayores, novelas, libros de tejidos, de autoayuda, clásicos, todos dispuestos en estanterías abiertas y coloridas. Además la biblioteca en este piso, cuenta con la sala de biblioredes, abierta a todos quienes la soliciten a través de la plataforma de la página web;  el único requisito es que sea para actividades gratuitas. Más arriba en el tercer piso, encontramos literatura juvenil, la colección general y la sala cowork (salas de creación de ideas). Además está la sección de recomendados por los usuarios y algunas recomendaciones hechas por los escritores Jorge Baradit y Malaimagen. Finalmente, en el cuarto piso, se encuentra el piso de memoria regional, fomento productivo y +18.

Un espacio para todos

La biblioteca cuenta con una cartelera que mantiene actividades en todo momento, de modo que pueda llegar a los distintos públicos de la ciudad. Los que no pueden asistir en la mañana, pueden hacerlo durante la tarde o en otros horarios.

Además, uno de los objetivos de la biblioteca es la mediación a partir de la gratuidad, de esta forma, para ser socios de la biblioteca solo se necesita una cédula de identidad, pasaporte o certificado de nacimiento para los menores de 12 años, lo que implica un compromiso para las poblaciones migrantes que aún no sienten como suyos los espacios públicos, que aún los ven lejanos. En este sentido, la biblioteca es para todos, la lectura es un derecho solo por el hecho de habitar en la ciudad.

biblio GM1

Además toda la biblioteca cuenta con red WIFI gratuita.

Los Horarios de atención son los siguientes:

Lunes: cerrado

Martes a viernes: 10:00 a 20:00 horas

Sábados y domingos: 10:00 a 14:00 horas

La cartelera y más información la puedes encontrar en:

www.bibliotecagabrielamistral.cl

La responsabilidad de llevar el nombre de Gabriela Mistral

 Al final del recorrido nos encontramos con Ximena Sobarzo, directora de la biblioteca, con quien conversamos sobre la importancia de la biblioteca como centro cultural de la región y de la importancia del nombre que recibe esta.  Llamarse de esta forma conlleva una gran responsabilidad, puesto que en la región existe un abuso del nombre de Gabriela Mistral. El centro cultural busca llevar la designación con seriedad, respeto y sobre todo con educación. En toda la biblioteca se encuentra una muestra permanente de imágenes de Gabriela Mistral, que vienen directamente del Archivo del escritor de la Biblioteca Nacional, la que colabora constantemente.

Ximena Sobarzo

Ximena Sobarzo

Gabriela Mistral es el sello inherente, propio de la región y que debe ser justificado de buena forma, no solo basta con llevar el nombre. Así lo explica Ximena: “Esta biblioteca cuenta una historia. En un comienzo tenía el nombre de biblioteca regional de Coquimbo, la que estaba inserta en la ciudad de La Serena, con toda la implicancia que ello puede significar para los que viven en Coquimbo y La Serena. Finalmente una resolución determina y dictamina que la biblioteca se llamara Biblioteca Regional Gabriela Mistral”. Parte del legado de Gabriela mistral se encuentra en la Biblioteca Nacional, que al igual que la biblioteca regional, depende de la dirección del patrimonio Nacional de Cultura, por lo que el trabajo es mutuo, siendo ambos actores principales de lo que significa el legado de Gabriela Mistral.

Además, el centro se encuentra ubicado detrás de la “Casa de las Palmeras”, propiedad que pertenecía a Gabriela Mistral, y que adquirió con la función de que se convirtiera en escuela Granja después de 1925, luego de la revolución mexicana, donde la poeta adquirió la idea de estas escuelas. Entonces, el encontrarse emplazado en el territorio que pertenecía a la vate chilena, sin duda le da  un valor histórico y biográfico.

Ambas situaciones son las garantes para llevar el nombre de la Premio Nobel, desde la seriedad y la responsabilidad que significa transmitirlo a la comunidad, al país y a todos los que visitan esta gran obra. Por esta razón, un verdadero desafío es desmitificar que todo en la región se llama Gabriela Mistral, porque la función principal es relevar el nombre de la poeta, de forma pertinente y adecuada y que sea real para todos los ciudadanos, mostrándole a la gente, de manera cercana, la vida y obra de Gabriela Mistral.

Queda abierta, entonces, la invitación a conocer y ser parte de este centro cultural, que nos cobijara con sus espacios, libros, historias y panoramas para que hagamos de nuestros días un mejor momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *