Viva Leer

De las editoriales a las bibliotecas: el recorrido de los libros donados por Copec

Publicado el: 8 junio, 2018 por: vivaleer en: Noticias.

No es fácil llenar las estanterías de 75 bibliotecas escolares durante siete años. Más de 150.000 libros fueron donados en la primera etapa de Viva Leer. Hoy en pleno desarrollo del 6º Concurso de Bibliotecas Escolares, el área de Procesos Técnicos de Fundación La Fuente trabaja a toda máquina para llevar los más de 30.000 nuevos libros que serán donados.

No es fácil el trabajo de Astrid. Está todo el día inmersa en el computador, hablando por teléfono, revisando catálogos de libros, visitando editoriales y librerías, ajustando montos, sacando cuentas. Aunque a veces, tiene la dicha de ser invitada a un desayuno programado por alguna editorial que quiere mostrar sus novedades. Astrid Donoso es la coordinadora de selección y compras bibliográficas en Fundación La Fuente y es la responsable de armar la colección de más de 2.000 títulos que llegará a cada escuela ganadora del concurso. Parece inquietante hacer una compra de más de 30.000 libros, pues hay que identificar gustos, saber cuáles son los libros más leídos, revisar las novedades, y definir un catálogo que será destinado no solo a estudiantes de todas las edades, sino también a profesores, padres y vecinos.

Poco a poco, distintos distribuidores, editoriales, librerías y empresas de logística, llevan cajas y cajas, repletas de libros a las dependencias de Fundación La Fuente. El trabajo no termina ahí. Más bien, está recién comenzando. Sería fácil no abrir las cajas y enviarlas tal cual a los colegios. En el área de Procesos Técnicos se lleva a cabo todo un procedimiento para que los libros lleguen a manos de los niños y jóvenes de la mejor manera. Primero los libros que llegan desde las editoriales son inventariados. Margarita Ovalle y Carolina Galarce, jefa y asistente de procesos técnicos correspondientemente, son las encargadas de toda esta labor. Hay que revisar que estén todos los ejemplares solicitados, que no sobre ni falte ninguno. Luego son ingresados a un software donde quedan registrados y se arman las listas de títulos que serán armadas en cajas.

Antes de armar las cajas, los libros van a preparo. Se les pega los marbetes que indican toda la información con respecto a la clasificación Dewey, el sistema formal de organización bibliotecaria más un círculo de color que es una de las señales de identificación propias del programa Viva Leer. A modo de ejemplo, los de punto verde son literatura, los círculos negros para cómic, las enciclopedias se distinguen con amarillo. Y para la colección infantil, se le agrega también una, dos o tres estrellas rojas en la portada dependiendo de la etapa lectora. Los de primera infancia van con una estrella. Posteriormente, viene una de las acciones más relevantes en el preparo de libros: forrarlos. Un trabajo arduo y el más difícil de este proceso. El hecho de forrar los libros no es gratuito ni al azar: está comprobado que los libros forrados tienen un tiempo de duración mucho más largo que los que no lo están. Estando los libros listos son nuevamente embalados en cajas y guardados en bodegas en espera de los meses finales del año para ser llevados junto con el mobiliario a las escuelas ganadoras del concurso de Bibliotecas Escolares.

2 respuestas a “De las editoriales a las bibliotecas: el recorrido de los libros donados por Copec”

  1. Stefanie karina Seguel Manque dice:

    Hola, maravillosa labor que realizan, me encantaría saber si existe voluntariado en en la fundación.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *