Viva Leer

Cuatro libros para una nueva temporada de invierno

Publicado el: 26 julio, 2018 por: vivaleer en: Reportajes.

Invierno. Frío. Vacaciones. Chocolate caliente. Sopaipillas pasadas. El calor del hogar mientras afuera llueve o la temperatura baja drásticamente. El mejor contexto para sentarse con tus libros y encontrar ese espacio de silencio personal que ofrece la lectura. Si no sabes qué leer durante esta fría temporada, te dejamos cuatro interesantes recomendaciones, para todos los gustos y edades.

Por Macarena Pagels.

El invierno ha llegado oficialmente a la ciudad, aunque hace bastante tiempo nos hemos percatado de su presencia con el frío que invade las calles y las lluvias que caen en ciudades como Valdivia, desde donde escribo. Es tiempo de resguardarse, disfrutar de las bondades del calor de hogar y de un delicioso chocolate caliente. O tal vez para algunos, es la excusa perfecta para salir a caminar por las calles mojadas bajo el cielo gris. El invierno llama a la calma a través de sus tonos fríos y azulados y, por qué no, facilita un escenario ideal para la reflexión en solitario o con buena compañía. Tampoco deja de ser una gran oportunidad para visitar bibliotecas y librerías, y descubrir cuáles son las alternativas literarias que se nos ofrece en esta temporada, como las que comparto a continuación.

Diez pájaros en mi ventana (Ekaré sur, 2016) es un bello poemario escrito por Felipe Munita e ilustrado por Raquel Echenique que invita a evocar los elementos de la naturaleza y del arte a través de sus versos llenos de notas musicales y paisajes que nos recuerdan a los bosques del sur.

La música es un motivo muy presente en su composición y la primera parte de este libro está dedicada a ella, con poemas que danzan al compás del piano, la guitarra y orquestas que día a día la naturaleza nos regala: “Diez pájaros conversan justo ante mi ventana, / hablan en pajarístico de quién sabe qué / unos ríen en do, otros discuten en re: / silbando melodías se pasan la mañana”. La segunda parte de la obra trae a la memoria reminiscencias de una poética infantil que juega con las palabras y su sonoridad, y nos hace volver a sentir que el lenguaje también es un espacio para el juego. La naturaleza es otro elemento significativo que desde la tradición ha acompañado a la poesía infantil y está presente en todos los poemas que componen este libro.

Detalle ilustración “Diez pájaros en mi ventana”

Palabras, música e imágenes se conjugan para invitar al lector a vivir una experiencia lúdica y poética a través de sus versos, haikus y caligramas. Las ilustraciones de Raquel Echenique complementan este paisaje visual y sonoro con suaves tonos y texturas que otorgan sutileza y calidez a cada poema. El libro, desde su materialidad y contenido, pretende ser una verdadera pieza de arte, con una encuadernación muy cuidada, bellas ilustraciones y poemas de gran calidad literaria.

Juego e infancia parecen dos caras de una misma moneda. Coincidentemente, la ficción es un espacio que también se ofrece como experiencia lúdica en varios ejemplares de la actual literatura infantil y juvenil. Esta es la propuesta que desarrolla con gran originalidad Tangram Gato (Ediciones Ekaré, 2017) escrito por Maranke Rinck e Ilustrado por Martijn van der Linden. Este libro combina la experiencia de lectura con la experiencia del juego mediante el tangram, un conocido juego oriental compuesto por siete piezas poligonales con las que se pueden crear diversas figuras. De hecho, es común encontrarlos en las escuelas como material didáctico para las aulas o bibliotecas.

Tangram gato, interior. www.ekaresur.cl

Tangram Gato es una historia que se construye armando y desarmando las piezas de este tablero. La historia comienza con un gato, la primera figura que nace de las siete piezas. Y como una historia no puede quedar en un solo personaje, esta continúa con más personajes y acciones que cobran vida sucesivamente: un pez, otro gato, un cocodrilo, un árbol para escapar del cocodrilo, y así hasta que la historia llegue a su fin. Este libro desafía por completo a sus lectores, no solo en la destreza de crear figuras con las siete piezas del juego, sino también a ser los autores de su propia historia. La imaginación no tiene límites, ni en la escritura ni en el juego. Tangram Gato es otro recomendado para pasar esta temporada en casa junto a la familia, que además de esta divertida historia ilustrada incluye un tangram de cartoné para dar rienda suelta a la imaginación.

Y ya que ha sido citado, más de algún lector estará acompañado este invierno por un enigmático felino. El tigre en la casa (Hueders, 2017) es un ensayo dedicado a todos los catlovers o félinophiles enragés, como se conocen en Francia a los fervientes amantes de los gatos. Escrito por el fotógrafo estadounidense Carl van Vechten, en una versión totalmente inédita en nuestro país y por primera vez traducida al castellano, sigue teniendo vigencia a casi un siglo de su publicación por sus acercamientos y reflexiones en torno a la a figura del gato en la literatura, la pintura, la música, el folclor, la religión y la historia. Pero más todavía por intentar resolver una pregunta bastante común entre sus fanáticos: ¿qué los hace tan especiales?

Portada “El tigre en la casa”.
Fuente: www.hueders.cl

En este largo recorrido el autor cita una diversidad de personajes de la historia de la cultura que se animaron a hablar y escribir sobre sus felinos, abordando diversos aspectos como el folclor popular, su relación con el esoterismo, hasta anécdotas literarias y artísticas. Pero, más allá de este recorrido por la historia y su protagonismo en ella, el escritor adoraba a los gatos y sus acercamientos dejan entrever una intención muy honesta de retratarlos en todas sus facetas. De hecho, desde el primer capítulo intenta echar abajo varios prejuicios sobre estos seres que nos permite como lectores apreciar hasta el más mínimo detalle de la personalidad gatuna. Uno de sus rasgos más destacables es su total independencia, “se queda donde le gusta estar, va a donde tiene que ir”. Y más todavía, “entrega su afecto a quien le place y cuando quiere, y lo retiene ante quienes considera indignos de él”. Nada mal para empezar a conocer el mundo de estos animales, que el autor también destaca como seres soberanos y muy apasionados que pueden llegar a ser sumamente crueles y místicos.

Y para terminar esta serie de recomendaciones para el invierno, un clásico de la literatura que vuelve con una nueva versión. Se trata de la adaptación gráfica de El diario de Anne Frank (Debolsillo, 2017), cuyo testimonio se ha convertido en todo un referente para generaciones de lectores en el mundo. Y no es para menos. Con un singular estilo literario, el libro fue capaz de registrar los pormenores de la vida de una adolescente recluida junto a su familia para esconderse de la amenaza nazi que invadió Europa en plena Segunda Guerra Mundial. Como la mayoría de los lectores, conocí este relato durante la época escolar y llegó a mis manos como lectura obligatoria, cuando todavía no era capaz de develar sus significados más profundos. Por eso, mi encuentro con esta nueva adaptación fue de gran sorpresa y agrado.

“El diario de Anne Frank”, interior.
Fuente: www.megustaleer.cl

Sus autores son el cineasta y guionista Ari Folman, de origen israelí, y el ilustrador ucraniano David Polonsky, quienes aceptaron el gran desafío que significaba traducir en un lenguaje gráfico las más de 300 páginas de confesiones y anécdotas que componen el diario original. El resultado es excelente, ya que, texto e imagen se fusionan para rescatar la esencia del relato de una adolescente que se va descubriendo a sí misma en un contexto de tal complejidad. La imagen logra transmitir los distintos estados de ánimo y los rasgos de la fuerte personalidad de Anne, a veces cargados de ironía y mucho mal humor y otras de gran sensibilidad e introspección. Además de la potencia del lenguaje visual hay pasajes textuales que fueron conservados en su integridad por el gran valor literario que estos representan, otorgando equilibrio y originalidad a una obra que no pretende ser una transcripción literal del diario. Recomendada para todo tipo de lectores, pero en especial para los lectores jóvenes como una forma de acercar un patrimonio literario tan importante a través de otros géneros narrativos, como son el cómic y la novela gráfica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *