Viva Leer

Marcelo Parra, diseñador: “Las portadas de estos libros buscan acercar la lectura a la gente”

Publicado el: 2 mayo, 2019 por: vivaleer en: Entrevista, Literatura, Ver para leer.
El ilustrador y músico Marcelo Parra. Créditos: cedida

Ante una enorme pantalla de computador, Marcelo Parra echa a volar colores RGB con su tableta gráfica. Lo suyo es la ilustración digital. Y bien se nota en las dos portadas que creó para la colección Viva Leer Copec 2019: La Casa de los Espíritus, de Isabel Allende, y La Ciudad y Los Perros, de Mario Vargas Llosa. Dos clásicos latinoamericanos que ahora se presentan con un nuevo rostro en las estaciones de servicio de Copec, donde están a la venta.

Hoy, haciendo un alto en sus mil y un quehaceres, nos cuenta cómo abordó el desafío expresar en una sola imagen lo más llamativo de estas dos novelas.

¿Cuál era tu relación con estos dos libros?

Había leído La Casa de los Espíritus en el colegio. La ciudad y los perros no lo había leído, así es que tuve que investigar. No solo leer el libro, sino que también saber a qué periodo se refería, si estaba relacionado como a un personaje o lugares puntuales, todo eso.

¿Y cómo definiste colocar en la portada un personaje del libro?

En un principio me pidieron un collage. Lo envié, pero les pareció que era muy barroco, tenía figuras un poco retóricas que no se entendían muy bien, así es que me pidieron algo más simple, más sencillo. Y después de unos cuantos intentos salió esta imagen, de Alba mirando directamente al espectador junto a estas hojas flotando, dando a entender un poco esta línea de tiempo que la novela, en que el diario de vida recorre las historias de las cuatro mujeres que son los personajes principales, y que va pasando de generación en generación. La idea era expresar esta cosa flotante, media etérea, que tiene la historia en sí.

Portada de “La casa de los espíritus”, de Isabel Allende. Créditos: colección 2019 Copec

¿El pelo verde te resultó atractivo?

Sí, claro, el pelo verde es un elemento estético atractivo, pero también porque dentro de la historia, a pesar de que Rosa del Valle muere joven, se destacó por su belleza, y su presencia dentro de la familia sigue flotando. Y luego Alba nace con el mismo color de pelo. Es un elemento que enlaza el principio y el fin de esta historia, marcada por la biografía de sus personajes femeninos.

¿Qué técnica usaste para dibujar?

Cien por ciento digital. Trato de emular un trazo más seco, donde los colores están más contrastados. En el caso de La Casa de los Espíritus, uso una textura que emula al crayón, un poco más brusca, no tan definida. Eso va en contraste con la ilustración en sí, ya que el brillo de los ojos, o el pelo, tienen cosas muy finitas. El personaje en sí tiene delicadeza en el dibujo, pero que el color sea un poco más brusco permite hacer un contraste, para que el conjunto no quede tan liviano y tenga peso visual.

Distinto es en La Ciudad y Los Perros, donde usas trazos duros y una atmósfera oscura.

En el caso de La Ciudad y los Perros, la historia es mucho más cruda. Habla de esta escuela militar donde tenían costumbres que rozan la barbarie, y cómo se van construyendo los personajes desde esa violencia que los caracterizaba. Entonces por eso se toma la figura del militar, con trazos mucho más bruscos y con cortes menos finos, y esta máscara del perro ladrando. Porque finalmente la historia igual habla un poco de eso: que esta forma de aliarse ante el resto también era una máscara. Son personajes que tienen que armarse de un comportamiento agresivo para no ser el débil de la cadena y no se los coman a ellos.

Portada de “La ciudad y los perros”, de Mario Vargas Llosa. Créditos: colección 2019 Copec

¿Y representaste la ciudad aludiendo directamente al título del libro?

En realidad, las portadas de estos libros buscan acercar la lectura a gente que no está tan relacionada a ella en su diario vivir, entonces uno no puede apostar a portadas que sean muy complejas o que quieran hacer una especie de metalectura de lo que está adentro, sino que sean cautivantes, que tengan por cierto un nivel de retórica, pero que no sean piezas complejas.

¿Y la elección del color también es parte de este mensaje?

Llegamos a esos colores en un trabajo en conjunto con la editora. Al igual que en La casa de los espíritus, le envié portadas con variantes de color. En el caso de La ciudad y los perros hice pruebas con una temperatura de color mucho más fría, o con colores mucho más cálidos. Al principio era todo rojo y naranja, y al final se decidió usar estos tonos verde y ocre, como para hacer una alusión directa a la milicia, que era lo importante.

¿Y cómo se decidió que la portada mostraría uno de los personajes de la novela?

Primero hago un trabajo previo de investigación, de las portadas que existen del libro. En el caso de La Ciudad y los Perros se repetía mucho la figura del perro, con el perro agresivo. O había una jauría de perros, o la foto de un perro, o la silueta de un perro. Entonces, cuando me puse a averiguar sobre la novela, me di cuenta que el perro era una figura alegórica; no era que el perro apareciera en la historia. Entonces, como el perro está dentro del imaginario que tiene la gente de este libro, lo tomé dentro de la composición, pero no como elemento principal. O sea, es una figura humana con la máscara de un perro.

Y representando el ladrido…

Sí, en eso hice una sátira como a estos personajes, que se validan desde la violencia, pero es una máscara que usan para que no sean violentados por el resto. 

La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa, fue publicada por primera vez en 1962, y es considerada la primera novela del “boom latinoamericano”, como se llamó a la serie de obras literarias nacidas en nuestro continente que impactaron al público europeo.

La casa de los espíritus, de Isabel Allende, salió al público en 1982, y fue llevada al cine en 1993 con Jeremy Irons, Meryl Streep, Glenn Close, Winona Ryder y Antonio Banderas en los roles principales.

Hoy las dos novelas forman parte de la Colección Viva Leer Copec, y están disponibles en las estaciones de servicio Copec a solo 5 mil pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *